A LOS PAJARITOS QUE CANTAN BAJO LA SELVA DE INTERNET

0
92

Del cielo bajan ya Se vienen a posar en las ramas de mi árbol Que potencia infernal me obligan a enfrentar? (Indio Solari)

Estamos emocionalmente desbordados; haciendo uso de un instrumento de la historia que nos da la sensación que ha sido prácticamente olvidado, no critico ni juzgo a nadie, solo intento ponerme a reflexionar, pero me cuesta y hasta me duele.

Porque me duele el presente y sería muy necia sino lo reconociera en estos momentos. Tengo palabras asociadas a las imágenes que aún discuten en mi mente como: pertenencia, amor a la camiseta, identidad, la vida por…van y vienen y ahondan la grieta. La famosa grieta que se retuerce cada vez que veo dos leprosos discutir, pelearse, insultarse como si la palabra fuera un elemento en decadencia. Esta desmesura por endilgarle la culpa a alguien, se lapida en diálogos que no conducen a nada, si, perdón conducen a enfrentarnos entre nosotros y eso nos debilita.

Nunca estuvimos tan distanciados, tan enfrentados, tan aislados. La vida continuó luego de perder los clásicos, pero continuó con dolor, con tristeza, de esa que hace rato no conocemos. No sé qué cosas se han ido dejando en el camino para llegar a esta realidad adversa. No sé a quién se le olvidó que Newell´s es lo más grande, pero tampoco me quiero detener en la búsqueda de un culpable, porque sinceramente hoy no me interesa.

Quiero imperiosamente salir adelante, volver a tener dignidad en la derrota, sin sumarle angustia a partidos que son un bodrio, con orfandad estética alimentando la mediocridad del vecino, que hoy está más agrandado que nunca por su presente, solo su presente, porque no debe ser fácil asumir tanta idiotez toda de golpe. Allá ellos, que devalúan el valor de la memoria y del pasado.

Y aquí quiero terminar, hace mucho que no escribía, no porque no haya querido sino porque tenía la inocente esperanza que algún día veríamos la luz, porque cada época transforma el significado del tiempo, de ese tiempo en el que teníamos una relación deportiva con el éxito. Hoy es momento de recuperar el pensamiento crítico, pero agradecería que sea con respeto, unidos por los colores que amamos, sin chicanas, sin violencia, sin meterse con la familia, porque la familia es el límite. El mal momento lo estamos pasando todos, pero no dura para siempre. Las crisis, dicen los teóricos, son periodos de crecimiento, previo a las grandes revoluciones, pero a través de un proceso no de una rápida inmediatez. Pedir paciencia sería inútil, pero por este amor inmenso que tenemos por Newell´s, construyamos con diálogos y no con la confrontación. Y si hay alguien que cometió errores seguramente lo pagará con creces.

María Esther Miernau.