Análisis del partido: “Newell´s vs. Aldosivi

0
1080
Tiburón pescado gracias a la propuesta de Newell´s, con la extrema calidad del tridente ofensivo, bajo un equipo que respalda a los mismos y contiene el arco en cero.
 
Y también por un Aldosivi en crisis, donde se notó y mucho, su carencia defensiva, su desorden a la hora de defender, y la falta de confianza de su delantera de jerarquía, con Penco y Acosta, como alusión a una supuesta ilusión rival de puntada final. Un partido con pasta y chispa de golpe a golpe en gran parte como “nunca” lo había realizado el equipo, con la decisión de tomar riesgos atrás, donde Newell´s sufrió demasiado, pero ya era hora de ver como funcionaba la propuesta de ir al ataque con un mayor número de jugadores.
 
Osella entendió que empezó la recta final, y se animó a querer mojarle la oreja aún más al puntero, que a perder puntos. Newell´s inevitablemente se suma al elogio y a la etiqueta de futuro campeón, pese a quien le pese, y también a los hinchas cautos o faltos de confianza. La Lepra, impredecible, pegó el cimbronazo, y tocó el campanario del alarde. Frente a este triunfo de visitante no es novedad mencionar el tridente ofensivo de siempre, pero lo que sí fue novedad para muchos (y cabe hacer mucho hincapié en esto) es la estructura de juego con matices muy metódicas, con varios toques de finura, paso a paso como si fuera un ajedrez, diagonales algo raras y efectivas, entrando casi con pelota al arco.
 
Jugadas para ponerse de pie y hacer sangrar las palmas. Lo más importante de este triunfo es el golpe a golpe por momentos, saber cómo corregir lo defensivo, (donde se padeció bastante) para trabajarlo en la semana, y una cosa que siempre molesta que no se lo respete como lo amerita, lo cual es sacarse el sombrero con “Osella”, un gran arquitecto que entiende el juego a futuro y empieza a taponarles el cuarto ojo, después de los de la cara y el pupo; a muchísima gente (hinchas, periodistas, etc), que nunca entendió ciertas cuestiones y ahora el mismísimo sin que nadie lo adule, el destino le pone la chispa de técnico con chapa de ganador.
(Por un fútbol sin violencia)

Imanol