En momentos importantes para Newell’s, la política metió la cola

0
2226

A las puertas de la solución en Newell’s parecen las giratorias de un banco en horario pico, van de un lado a otro.

Y justamente son las que abren y cierran los dirigentes del club a cada momento mientras buscan ponerles parches a los inconvenientes económicos y financieros, como más guste llamarlos. Con los empleados de paro, ya sea porque no les cumplen con los pagos de sueldos como por la decisión de la comisión directiva de despedir a tres de ellos con causa. A eso ayer se le sumó un nuevo incumplimiento hacia los jugadores, que hoy debían hacer efectivo el cheque correspondiente a lo adeudado por el mes de febrero y antes de que les salieran alas para volar pidieron postergar el cobro una semana y, más allá del lógico disgusto, no les quedará otra. Y a todo esto, se vienen dos partidos al hilo en el Coloso.

El domingo ante Independiente y al toque el clásico. Pero, no se puede ir más que día a día y por eso lo importante es ya: para que las puertas del estadio rojinegro estén abiertas de par en par hoy a las 11 deberá arribarse a un acuerdo cuando en el Ministerio de Trabajo se dictaría la conciliación obligatoria entre el club y sus empleados. ¿Los jugadores? En este caso quedan en segundo lugar, y eso que justamente ocupan esa posición en la tabla de posiciones, aunque suene difícil de entender.

No hay paz en este Newell’s. Lo que parecía encaminarse la semana pasada volvió a salirse de su cauce. Miércoles y jueves pasados los jugadores recibieron un cheque como pago de parte de la deuda (correspondiente al mes de febrero) y los empleados tuvieron la suya. Esta semana todo arrancó el martes cuando inesperadamente tres de los empleados rojinegros fueron despedidos y ayer porque les tocó a los futbolistas enterarse de que otra vez la dirigencia no cumplía con las promesas, como pasó varias veces este año.

En este último caso todo estaba más que claro, pero… La fecha en los cheques para que los futbolistas cobraran parte de la deuda estaba clarita: 4 de mayo. Pero los fondos de la cuenta de Newell’s no responden a las cifras y por eso la dirigencia les pidió a los grandes protagonistas postergar una semana el cobro. Claro, no quieren que los cheques salgan volando. Un incumplimiento más y van… tantas veces, que esto derivará en la continuidad de medidas de fuerza por parte del plantel, como entrenar con ropa propia y la confección de un comunicado que presentarán hoy tras el entrenamiento.

Algo que seguramente no finalizará acá ni con las recaudaciones de los partidos con Independiente y Central ni con el bono para el clásico que se jugará el domingo 14 y así seguiría todo hasta fin del torneo. ¿Dos meses más? Y sí, parece una tendencia sin posibilidad de revertirse en este corto plazo.

Y a esto se le suman los también grandes inconvenientes de la deuda con los empleados del club, que también están en conflicto permanente desde hace un par de meses. Encima, se nota que la dirigencia está dividida. Por algo algunos dirigentes reconocen como “un error haber despedido justo ahora a tres trabajadores, más allá de que sea con causa”.

El momento, más allá de los resortes legales, es lo que se considera inoportuno. “Justo en la previa a dos partidos de locales y con el clásico, fue un gran error”, sostuvieron desde adentro de la institución. Esto derivó en un nuevo paro. Porque, encima, a dos les llegaron los telegramas y a otro no, pero igual no lo dejaron realizar sus tareas.

¿La solución? Que hoy a las 11 se acepte de las dos partes la conciliación obligatoria. ¿Cómo sería? La propuesta es volver pasos atrás para dejar sin efecto los despidos y abrir un tiempo para llegar a un acuerdo. Con esto se levantaría el paro, las puertas del club se abrirían y, sobre todo, no correría peligro el partido del domingo ante Independiente.

Y sin plata todo se complica. Ni lo que llega a las arcas desde la AFA ni previsiones dirigenciales ni aportes de un lado u otro, nada alcanza para que vayan por el mismo camino la gran campaña del equipo con la campaña de los directivos.

Ahora la esperanza de la CD está basada en el dinero que debe ingresar por la venta del juvenil Milton Valenzuela a un grupo inversor (con acciones en Extremadura, Betis y Elche, que sería donde aterrizaría después del Mundial Sub 20 a mitad de año) que “en breve depositará la mitad de los 750.000 dólares de la venta por el 60 por ciento del pase, mientras que la otra mitad la hará efectiva cuando el lateral izquierdo llegue a España”, confiaron desde el club. Con esto se les abonaría a los jugadores el cheque postergado para el próximo jueves.

Otro monto será el que llegará la semana próxima desde la AFA con el pago mensual y el tercer montoncito se espera con la recaudación del bono para presenciar el clásico, con el que la dirigencia confía recaudar entre “cinco y seis millones de pesos”.

El tema será transitar por todo hasta que aparezca la plata y el camino institucional se allane como pasó con el futbolístico.

Todo Utedyc estará en el Coloso

 

Si bien la definición del conflicto entre la dirigencia leprosa y los empleados se resolvería a las 11 en el Ministerio de Trabajo, los delegados de todas las instituciones de clubes rosarinos acompañarán en el tercer día de paro a sus compañeros nucleados en Utedyc desde las 9 en las puertas del club del parque Independencia. Obviamente, los jugadores no estarán porque deben practicar, pero se solidarizan con ellos.

Fuente-ovacion03