“Cuando recibís un revés y reflota el orgullo”

0
1494

Es la típica escena de la vida, de los que siguen para adelante, de los que no abandonan a los suyos, de los que entienden que los corazones sanos son los que a pesar de pasarla por momentos mal, (caso sueldos) salen a la cancha y dejan todo.

Era obvio que en algún momento algunos de los problemas arrastrados iban a arrasar. Es difícil darse cuenta si es por esto, pero en la mayoría de los casos ocurre lo acontecido. Hay temas que traspasan todo lo analizado pero con un simple ejemplo se puede reducir una temática tan compleja, y es que no debe ser fácil ver a personas con la cara preocupada porque tal vez, no sea por el mismo/a, pero detrás tiene que sustentar una familia, una casa, los impuestos, espensas, un alquiler, la comida. ¡No influye en las piernas pero sí en la mente!  

Más allá de perder bien en términos generales, “La Lepra” se equivoca mucho en el campo, no tuvo la pisca más mínima de suerte(la lesión de San Roman y el 1er gol del Rojo lo denota), tal vez Osella haya desacertado en algunas cosas (como en la entrada del “Negro” y no Prediger o, Isnaldo para mayor rapidez ofensiva por la banda, cosa que carece el primero), y para colmo hay jugadores que ya no están en su nivel, y se sintió. El equipo dejó todo. Es un equipo corto, y justo se cruzó con un excelente Independiente que aprovechó el error. Cabe aclarar que de 4 goles en contra, en 3 de ellos se equivoca Newell´s. Cabe recordar que el rival debería haber quedado con uno menos(Gigliotti), y cabe recordar qué, mal o bien, Osella rompe un doble 5 para ir golpe a golpe. El punto sería de que el partido no fué catastrófico más allá de ser goleado. Menos aún teniendo a esa “tremenda hinchada fiel”.

Las tribunas empujaban porque entienden que el plus extra son ellos. Potenciaron lo recalcitrante del apoyo, lo asérrimo del fanatismo multiplicado, y seguramente de no ser así, el equipo no se hubiese levantado, perdiendo 4 a 1, para meter el 2do gol terminando el encuentro. Intauraron lo que mucha gente dice de ella, esa hinchada no entendida. No hace falta darle tanta vuelta a la cosa. Sigue mostrando que es la hinchada más popular por lejos, tiene la platea más loca de todas sin dudas, goza de trapos con significados únicos de un club grande, y no para de convocar.  

Aliento incesante frente a un cachetazo de reves en el verde césped, un “Coloso” que posee una capacidad para 42.000 personas y posiblemente haya habido más, trapos de tribuna bien abajo del alambrado para llenar hasta el último escalón, y un grito sagrado de todo un estadio instalando una forma de ser, una forma de pensar, un estilo de vida: ¡Y más te aliento, si vas perdiendo, un sentimiento, no traten de entenderlo, no se compara, con otra hinchada!

Newell´s sigue con posibilidades y se viene el asérrimo fanatismo potenciado ya que un tropezón no es caída, y encima se viene el derby, donde se sabe que es ganar o ganar, y los ánimos o problemas, esta semana, deben desaparecer cueste lo que cueste. Vino una de reves, y ahora se intensifica el orgullo, con el 75% de la ciudad pintando buenos ánimos para triunfar y festejar todos juntos el domingo.

(Por un fútbol sin violencia) 

Imanol…