Señor Diego Osella…

0
3056

“Renunciar a mi pasión es como desgarrar con mis uñas una parte viva de mi corazón”Gabriele d´Annunzio (1863-1938) Escritor italiano.

En momentos más que complicados para nuestra institución, donde se comenzaba a pensar más en lo que el promedio nos depararía a los logros deportivos, donde nuestros referentes no encontraban su rumbo y se degradaba la lista de valientes que querían comandar este barco herido en la línea de flotación, apareciste, y te hiciste cargo, llegaste con una mochila llena de ilusiones y tu amor por Newells exultante en tu corazón.

Seguramente te has equivocado en la elección de un jugador, en algún cambio, pero siempre con esa honestidad profesional que fue eje de tu gestión donde el sacrificio y el trabajo diario fueron los compañeros inclaudicables de tus determinaciones, si hasta cuando tu salud te jugo una mala pasada no dudaste en regresar a tus tareas en forma inmediata, responsabilidad que le dicen.

Cuando en conjunto con el plantel lograste la simbiosis perfecta con tu jugadores y juntos enarbolaron una posición expectante en los primeros puestos de un torneo muy equilibrado, fue desde adentro de la institución que llegaron los primeros palos en la rueda, viajar separados del plantel, el no pago a los empleados, promesas incumplidas, y para la frutillita del postre llegaron las declaraciones de nuestro querido presidente, en mi juventud le hubieran diagnosticado “demencia senil”, hoy se podría determinar cómo Alzhéimer o Arterioesclerosis, enfermedades de la vejes que le dicen.

Se perfectamente que tu hombría de bien te impide continuar en tu puesto, sentís demasiado el rojinegro, y no queres hacerlo cómplice de tu pasión, no queres dañar la historia de Newell’s.

Seguramente la vida te deparara muchas alegrías en tu profesión, y como se dice en el futbol “jugando así ganaras más partidos que perderlos”. Este no es un adiós Diego, es un hasta la vuelta, porque en la vida siempre, siempre se vuelve al primer amor…

EL Beto

elbeto@orgullorojinegro.com.ar