Un Newell’s que regala ídolos

0
2616

Definir que es Newell’s resulta muy difícil, ya que su grandeza nos impide dimensionarlo, por lo cual creemos no equivocarnos si decimos que Newell’s es un sentimiento.

Nuestro Newell’s está por encima de los hombres, sean o no ídolos de nuestro club, pero también es real que las instituciones las conforman personas, buenas o malas, desconocidos o ídolos, por lo cual el rojinegro nos brinda la posibilidad de disfrutar de nuestros ídolos, los ídolos de Newell’s.

Hoy Nacho, el Gato y Domínguez se despiden de la institución que aman, la que los acobijo, la que les gravo a fuego en sus corazones el rojo y negro, el club que con orgullo los llamo “Leprosos”.

Sabemos que en algunos clubes el mote de “ídolo” se regala, la falta de héroes genuinos, los de la cantera, son muy difíciles de sembrar, cosa que en nuestro club es moneda corriente encontrar un sentido de pertenencia genuino, el que se lleva desde el alma, desde chico, cuando en Malvinas te ayudan a recibirte de hincha con chapa.

Los ídolos van más allá de jugar bien o mal, el ídolo siente esta camiseta como su propia piel, como el entender que se aman los colores como a su propia vida, cuando el sentido de pertenencia se lleva en su ADN.

Nuestros ídolos no se escapan, no se esconden, no son prefabricados, no son de humo, sus alejamientos en muchas oportunidades corresponden a propias necesidades de nuestra institución, por el bien de Newell’s, pero siempre será un hasta siempre, hasta la vuelta, porque en Newell’s nuestros ídolos nos enseñaron a entender que “SIEMPRE SE VUELVE AL PRIMER AMOR”.

Nacho, Gato, Seba, gracias por saber amar al rojinegro, y más allá de ser vuestro medio de vida, en muchas oportunidades supieron amar a Newell’s tanto como lo hacemos los hinchas… ¡Hasta la vuelta CAMPEONES!

EL Beto

elbeto@orgullorojinegro.com.ar