“Así vengan 100 bueyes degollando”

0
3262

Que vengan de a uno, dirían en el barrio. O, aunque vengan 100 bueyes degollando, tiraría un paisano.

El punto es que el hartazgo llega a producir frases como estas y hacerte sentir mucha impotencia y terrible bronca. La gente tiene el rabo inflamado de tanto morbo. No puede entender como Newell´s vuelve a tropezar con la misma piedra. Esto que está haciendo la “CD” genera el temor de esos tiranos años donde en Newell´s había una trinchera anarquista y unitaria.

Antes, en esa famosa dictadura, pasaban cosas similares. ¡No iguales! Los ídolos quedaban desplazados, eran ninguneados y no podían regresar. Es más, ni los socios vitalicios se salvaron, que son los ídolos por su experiencia seguidora y fiel. Que paradoja, ¿No? Muchos de ellos se comieron lamentablemente el buzón en el momento de votar esta última vez, y pusieron su grano de arena para alguien que se está pareciendo al que los hizo parir, quitándoles la antigüedad, borrándolos de los padrones. Es increíble como Newell´s vuelve a caer en las manos de una “CD” que piensa como el tuje. Vos podés ser empresario pero no podés hacer esto en un club de fútbol tan pasional. Como Newell´s está con graves problemas económicos, ¿recortás los sueldos más grandes del plantel?. Según empresarios de experiencia no es el único modo. Los jugadores que se fueron de Newell´s se pudieron haber quedado tranquilamente. Dos más dos es cuatro salvo que el piantado que inventó la matemática haya consumido un té de amapola en el momento de llevar al registro público su invento.
Es una verdadera lástima haber perdido a tantos ídolos o referentes. Divorciaron y acecharon el estado mental de todos.

Acá hay una realidad, y los referentes o ídolos disueltos por ahí, por tremendas piñas todos los días en los entrenamientos, tuvieron que irse para oxigenar su luto. ¡Sí, porque es un luto! Vinieron para retirarse en el club de sus amores, y resulta que no solo perdieron un campeonato (por cosas ajenas a ellos), de la mano de Osella, sino que resignaron otra vez plata, y no pueden jugar en su casa. Esto fue un punto de quiebre y parece que la “CD” se ganó la espalda del grueso popular, firme, contra 1000 bueyes pujando, y anda como búho esperando que salga el ratón y zarpar.

(Por un fútbol sin violencia)

Imanol Gallego Fosco