“Volvió la munición pesada”

0
365

Terca e ilustre situación que condena al mandamás del circo por no hacer las cosas como corresponde, con extrema seguridad a disposición, sin autoritarismo barato ya que el club está por encima de todos, y entendiendo que a la “oposición” debía cuidarla a raiz de todas las amenazas de estos días.

No se puede entender la complejidad tan catastrófica del asunto. Es totalmente repudiable desde cualquier tipo de análisis. No importa quién arrancó y quién no. Solo importa cuidar a la gente a través de medidas preventivas y que nadie pueda ni siquiera amagar a tirar una silla.
En el Parque Independencia todo eso había acabado. Muchos olfateaban que iba a volver a suceder, y resulta que el perro pierde el pelo pero no las mañas. Se sigue resignando ser feliz y no repudiar estos acontecimientos. La gente merece tranquilidad y paz en el club donde paga su cuota social.

Resulta que se dio por terminado todo porque parece que al mandamás no le gusta escuchar preguntas comprometedoras, opciones abiertas, ni debates constructivos hace tiempo. Solo piensa como piensa y no se le mueve una mueca. Eso es lo que harta, cansa, y fogonea como pantera negra a la gente. Aunque no se justifica la violencia.

Como condimento retorcido, el balance se aprobó igual cuando en verdad se había suspendido y algunos “socios” quedaron afuera. Es una lástima que el hincha de Newell´s esté viviendo esto. Los que piensan distinto se están sintiendo perseguidos, amenazados, y algunos lo padecen.

Acá parece que los únicos que entendieron que debían unirse fueron los de las dos fracciones de la barra. ¿Qué paradoja, no?

(Por un fútbol sin violencia)

Imanol