“Ojalá que le podamos regalar el triunfo a la gente”

0
725

Un optimista. Así se define y se muestra. Víctor Figueroa se ilusiona con un triunfo el domingo. Entiende que vienen “mejorando en lo futbolístico” y que eso fortalece el aspecto “anímico”. Dice que al clásico “hay que jugarlo con el corazón y la cabeza”. Y señala que el clásico fue uno de los “objetivos” que se plantearon antes del inicio de la Superliga. Sabe que es resistido, que no todos están conformes con su nivel. No le resbalan las críticas, pero no les da trascendencia. Distendido, como es costumbre, el mediocampista se refirió al partido con el que despedirán el año.


¿Cómo llegan al clásico?
En lo anímico nos sentimos bien. Venimos mejorando en lo futbolístico. Pero más allá de eso, es un partido aparte, no importa cómo llegue uno o el otro. Tenemos la ilusión de hacer un buen partido.
Los dos cotejos que pasaron, con River y Racing, ¿fueron 
los mejores de Newell’s por
la categoría de los rivales?
Sí. Veníamos generando pero no convertíamos y en esos partidos lo pudimos hacer. Era lo que nos faltaba. Y sirve para la confianza.
Por tus gestos quedó en claro que te quedaste con bronca 
de no poder hacer el gol 
contra Racing cuanto 
te cometieron el penal.
Es que el arquero no me salió y la controlé mal. Cuando la paré me quedó atrás. Tenía ganas de hacer un gol. Lo importante es que fue penal y que Brian (Sarmiento) pudo convertirlo.
¿Qué cualidades hay 
que tener para ganar el domingo, además de las cuestiones futbolísticas?
Se juega con el espíritu y la concentración. Hay que estar atentos. No hay margen de error, algo que ya nos ha costado en otros clásicos. Después, hay que jugarlo con el corazón y la cabeza. Ojalá que le podamos regalar el triunfo a la gente, que es lo que más queremos.
¿Qué es lo que se juega Newell’s aparte de los puntos?
En una oportunidad dije que los objetivos que nos pusimos a comienzos de pretemporada eran sumar puntos y el clásico. Es lo que más queríamos. Este partido lo tenemos que tomar como una final. Es el último del año y el más importante para nosotros.
¿Por qué pensás que
no arrancaron tan bien en
la Superliga?
Hubo muchos cambios, muchos chicos que subieron, un plantel nuevo, el entrenador también. Llop tenía que encontrar el equipo. Y lo fue haciendo a medida que fueron pasando los partidos, formando una base. El grupo siempre estuvo bien y sabía que podía mejorar. Lo estamos haciendo de a poco. En muchos partidos merecimos más. Pero no se gana por merecimientos. Hoy estamos mejor, aunque faltan cosas por corregir. Este es un lindo partido, con la ilusión de ganarlo.
En este torneo tuviste continuidad como titular y jugaste varios partidos hasta el final como no se te daba desde hace bastante tiempo. ¿Es una señal de que Llop confía en vos y descansa en tu experiencia?
Sí. El torneo pasado no me tocó jugar mucho, no sé si por rendimiento o no. Me sentía bien, pero el equipo ganaba. Seguí trabajando. Nunca pregunto por qué juego o no. El Chocho me está dando la posibilidad de jugar. Eso va con el esfuerzo y el sacrificio que hace uno. El Chocho me está bancando, por ahí en una posición en la que hacía mucho que no jugaba.
¿Te sentís más cómodo 
por el medio que sobre la izquierda, donde lo hacés habitualmente?
Me siento mejor jugando más adentro, teniendo más contacto con la pelota. Si no entrás tanto en contacto, pasás más desapercibido. Es fácil decir que jugué mal, pero si el juego se vuelca más por la derecha, tengo poca participación. El Chocho igual me da la libertad para que me cierre. A veces nos juntamos bien con Sarmiento, Rivero y Sills. Por momentos desplegamos buen fútbol. Trato de dejar todo donde me toque jugar. En ocasiones recibo críticas, pero el que está en los entrenamientos es el Chocho. Es el que decide quien juega. Su personalidad en ese sentido es valorable. Lo mismo pasó con Sills, que hoy es titular.
El hincha reconoce tu trayectoria en el club y tu actitud de aguantar que no te paguen. Pero hay cierta resistencia y cuestionamientos a 
tu juego. ¿Influye eso o
te pasa desapercibido?
Trato de no darle bola, de no contagiarme de malas energías. Siempre fui un tipo positivo, y lo sigo siendo. Intento no escuchar esas cosas. Mientras el entrenador me vea que estoy bien para jugar y me banque en el equipo, eso me alcanza. También el apoyo de mi familia, y de la gente, porque no es toda la que critica. Estoy tranquilo y trato de dar lo mejor. Llevo muchos años en el club y le tomé mucho cariño, por la gente, por los que trabajan acá. Tengo 34 años y me siento muy bien físicamente. El entrenador siempre me lo reconoce y eso me da confianza. Si no estás bien físicamente, no podés jugar. Este es un fútbol muy competitivo. Soy un tipo que se entrena mucho. Por ahí nadie ve eso.
La impresión es que siempre hay que estar sin sonreir, 
con gesto adusto, más aún cuando se acerca un clásico, como si eso fuera imagen 
de seriedad. ¿El público entiende que seas una 
persona distendida y que pueda divertirse afuera de la cancha, sin que eso implique que no estás comprometido?
Hay formas y formas. Soy positivo, pero adentro de la cancha soy serio. Y en la vida también. Siempre trabajo para dar lo mejor. Soy positivo porque siempre deseo que a Newell’s le vaya bien. Y por lo que me decías antes con el tema de la deuda, todavía no se cumplió, pero trato de esperar y aguanto porque intento no generar ningún problema.
¿Hubo muchos cheques que te pidieron que no presentes porque no tenían fondos?
Me han llamado (sonríe), la deuda me la dividieron en varios cheques. Pero estoy tranquilo. No quiero pensar en eso. Quiero jugar y quiero lo mejor para Newell’s. Sabemos que los dirigentes están haciendo mucho esfuerzo para encaminar el club y nosotros tenemos que ayudarlos. Los resultados también sirven. Y ojalá que podamos ganar el domingo.

Fuente-ovacion02