banderazo banner

El primer Banderazo fue el 20 de junio de 1996, época en la que Newell’s jugaba como local en Arroyito y surgió la idea de acompañar al equipo en la práctica que se realizaba en el Parque previo al clásico.


El Banderazo se ha transformado, con el paso de los años, en un clásico para los hinchas de Newell’s, que en algunos casos trasciende al partido mismo. Miles de hinchas se congregan, generalmente los jueves previos al clásico, en el Coloso para alentar al equipo, en simultáneo al desarrollo de la práctica de fútbol.

Miles de hinchas se congregan, generalmente los jueves previos al clásico, en el Coloso para alentar al equipo, en simultáneo al desarrollo de la práctica de fútbol. Los jugadores reciben el apoyo de la gente que demuestra con toda su energía el deseo de querer que las banderas y los cánticos son algunos de los principales condimentos de este espectáculo que con el tiempo ha adquirido una identidad propia y que ha logrado una verdadera comunión entre hinchas y futbolistas.

Un poco de historia

Transcurría el año 96, y Newell’s jugaba de local en cancha de Central, mientras construía la platea superior en el Coloso, la que da espaldas al Museo Histórico Provincial “Julio Marc”.

Previo a ese choque, el jueves 20 de junio de ese año (el clásico se disputó el 23 de junio de ese año en Arroyito), un grupo de hinchas organizó un Banderazo en apoyo al plantel que en esa oportunidad reunió a unos 500 hinchas en el estadio del Parque.

El partido culminó con un 2 a 0 a favor de Newell’s (fue suspendido cuando Bruno Marioni debía patear un penal a favor de los rojinegros) y a partir de ahí los hinchas lo adoptaron casi como una de sus cábalas de cara al partido más trascendente para la ciudad, como un incentivo para seguir haciéndolo.

Año tras año esta muestra de apoyo al equipo se fue acentuando y creció en efervescencia y en presencia popular hasta alcanzar el 2009, el 19 de noviembre, su mayor convocatoria. Unos 27.000 hinchas asistieron al Coloso para apoyar al equipo, que luego terminó igualando 2 a 2 con Central.

En el medio, se pueden citar como ícono importante el Banderazo del año 2000, cuando los rojinegros lograron congregar alrededor de 9.000 personas, mientras que los parlantes que también armaron ese día un Banderazo en apoyo al plantel llegó a reunir medio millar de hinchas.

Todos elementos que no hicieron más que reavivar la llama de los hinchas rojinegros, quienes se vuelcan de manera cada vez más masiva al Coloso para darle apoyo al plantel.