No es fácil para un volante externo meter tres goles. Eso ocurrió el último martes en La Ligue 1, cuando el argentino Cristian Battocchio, de 27 años, se despachó con el hat-trick en 30 minutos para el Brest contra el Racing de Estrasburgo. Su nombre, él lo admite, resulta casi desconocido en su país. El jugador le contó su historia a Olé, en la previa del partido de este viernes ante el Lille.

“Yo hice toda mi carrera en Newell’s, desde los cinco hasta los 16 años. Ahí tuve un contacto con el Udinese. Fui a una prueba de una semana, quedé y firmé por cinco años”, arranca Cristian.
 
-¿No fue venta?
 
-Sí, hubo una venta, aunque no figuró así. Para Newell’s, me fui por la puerta de atrás, pero no fue así. El club le pagó. Era la época de Eduardo López de presidente, que manejaba a la barra en el club.
 
-Hasta te convocaron a la selección juvenil italiana…
 
-Sí, porque hice el pasaporte porque mi abuelo es italiano. Al principio, fue una decisión difícil, abandonar la posibilidad de una convocatoria de Argentina, que nunca llegó. En el Sub 17 le dije que no en Italia, porque me esperaba una llamada de Argentina, y nunca hubo nada. Cuando me llamaron de la Sub Sub 20 de Italia, junto con mi familia, decidimos ir, porque ya era ya la segunda vez. Decirle que no a una selección como la italiana era difícil. Así no hubo ningún problema, estuve muy feliz de esa oportunidad.
 
-Por el reglamento actual, podrías jugar en la Selección Argentina…
 
-Sí, pero la verdad que no sé si lo espero. Cuando uno es chico siempre sueña con jugar con la Selección, pero hay que ser realista. Saber dónde uno está parado y qué es capaz de hacer. Es muy difícil, hay muchísimos jugadores de Argentina en alto nivel. Sigo trabajando, el fútbol tiene mucha sorpresa.
 
-¿Qué compañeros tuviste en las inferiores de Newell’s que hayan hecho carrera?
 
-De mi categoría no tengo que hayan sido conocidos. Cuando hice una pretemporada con la Reserva y la Primera, en la época de Pumpido, me acuerdo que estaban el Gato Formica, Vangioni, Spolli y Guzmán.
 
-La oportunidad de jugar en Primera te llega a alta edad, ¿en algún momento pensaste que no podrías asentarte?
 
-Yo en el Udinese debuté en Serie A, también jugué en la Europa League. Pero nunca tuve la continuidad suficiente. A los 20 años fui a préstamo a Watford (Premiership) y me fue bien. Creo que ahí encontré lo que necesitaba, jugar seguido y crecer futbolística y físicamente. Ahí me llamaron de la Sub 21 de Italia. En un momento, perdemos la final del ascenso a la Premier, con el Crystal Palace, y aparece una cláusula de extranjeros. Pusieron que debía haber seis ingleses en el equipo, me tocó ser de los que se fueron. Como me habían avisado que no iba a jugar, fui al Virtus Entella, de la Serie B de Italia. Estuve un año ahí, y llegué al Brest. Tuve dos temporadas completas, en la segunda perdimos el ascenso en las últimas tres fechas. Fui un año y medio al Maccabi Tel Aviv, porque quería jugar la Europa League. Ahí tuve la mala suerte de que me lesioné, una rotura de ligamentos de rodilla, y pasé diez meses sin jugar.
 
-Y ahora en Primera del Brest jugás seguido pero poco de titular…
 
-Se me complicó en la pretemporada porque me lesioné y estuve dos meses afuera. Pero voy ganando ritmo. De titular sólo tuve tres partidos en el campeonato.
 
-¿Y cuál es tu puesto preferido?
 
-A mí me tocó jugar de volante central, de enganche, mediapunta. Prefiero jugar más suelto para llegar al gol con más libertad. Pero también me siento cómodo de número cinco porque tocás mucho la pelota.
 
-No habías metido un gol en once partidos y contra el Racing hiciste triplete, ¿por qué pensás que conseguiste algo que no es habitual?
 
-Ellos nos dieron mucho espacio. En la semana estudiamos mucho cómo jugaban. En las oportunidades que tuvimos, les hicimos daño.
 
-Después de estos tres goles, ¿pensás que te ganaste el puesto?
 
-Siempre se dice que equipo que gana no se toca, y nosotros ganamos 5 a 0. En las cuatro fechas que no ganamos yo no jugué. Volví al equipo y goleamos, debería jugar ahora, pero no digo nada.
 
Fuente-ole

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí