¿En qué momento dejamos de ser Newell’s? Nuestra historia es muy rica arranco por el 1903 con infinidad de logros que comenzaron a ser más grande cada día a nuestra institución, pero yo solamente haré referencia de mi memoria, cuando este Newell’s fue el que me robo el corazón en Arrochito, por el 74 fui con mi bandera ilusionado con un sueño por llegar, en tu cara y en tu cancha, nuestra primera estrella y fue en ese preciso momento que supe que seriamos grandes, de una forma repulsiva para los demás, repulsivamente grandes.

¿En qué momento dejamos de ser newell’s? Una mezcla de recuerdos acarician mi corazón, el mejor rojinegro de la mano del Piojo, los 40.000, Messi desde nuestras inferiores, nuestro Loco en el banco, finales de libertadoras, la estrella en la Boca, el semillero del mundo, el maestro Griffa, un equipo rojinegro represento en el 76 en el preolímpico a nuestra selección en Brasil, el Diego elige al mas popular, nuestra gente reconstruyendo el club, el más grande del interior del país, nuestro CIENOB, orgullosamente leprosos, club en el mundo con mayor sentido de pertenencia de sus jugadores, crisol de técnicos repartidos en el mundo, nuestras orgullosas estrellas, y mucho, mucho más…
¿En qué momento dejamos de ser Newell’s? No me equivoco si digo que nuestro último momento de gloria fue el regreso del Tata Martino, un hijo de la casa sacrificando todo en pos de ayudar a su amado club, lleno de mística, pertenencia, capacidad, logro nuestra última estrella, la del sentido de pertenencia.
¿En qué momento dejamos de ser Newell’s? La inercia que nos dejó el Tata casi nos ayuda a lograr el bicampeonato, fue por una teta, a partir de ese momento comenzamos con nuestro principio de Alzhéimer, despacio, pero de una manera constante empezamos a olvidarnos de nuestra historia, a olvidarnos a seguir siendo grandes.
¿En qué momento dejamos de ser grandes? La enfermedad de Lorente y la llegada de Riccobelli a la presidencia aceleraron el deterioro de la lepra, adelantando de elecciones, y a partir de ese momento no hemos dejado de caer. En junio de 2016 Eduardo Bermúdez asume como presidente de Newell’s, hoy sabemos que es una cachetada a nuestra historia, la incapacidad, la soberbia, la falta de respeto fueron una marca a fuego en nuestros corazones, sabemos que Bermúdez no es López, pero estamos seguros que es Bermúdez.
¿En qué momento dejamos de ser Newell’s? ¿Fueron las pésimas contrataciones de jugadores?, ¿la incapacidad de los dirigentes?, ¿la mala elección de técnicos?, ¿el conformarnos a ser mediocres?, ¿el pelear por el fondo de la olla y no por los banquetes futbolísticos del pasado?, ¿la mala venta de jugadores?, ¿los caprichos? Hoy Bermudez esta desaparecido en accion, Damico es el presidente del club sin que nadie lo eligiera, por mi falta de conocimiento pregunto ¿Por nuestro estatuto no se podría denunciar a Bermúdez por incumplimiento de deberes de funcionarios por abandono del puesto para que él fue votado? ¿Y a Damico por usurpación de funciones ajenas para lo que fue elegido?
¿En qué momento dejamos de ser Newell’s? No sé si es bronca, frustración o tristeza, pero Newell’s no se merecía las dirigencias que ha tenido en los últimos 20 años, y porque no incluir a parte de nuestra gente que se cree que aplaudir luego de un 0 a 4 frente a Gimnasia ya los libra de responsabilidades.
Hoy en un club en obras que tal vez sean necesarias, pero este no es el momento, hoy la única prioridad es salvar a Newell’s del descenso que ellos mismos nos metieron, pero hay que entenderlos, porque tienen en su memoria la campaña por las elecciones del año próximo, pero nosotros también tenemos que saber que el próximo, el próximo año también estamos en campaña, y con memoria…
EL Beto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí