Frank Kudelka trabaja en estos días para el partido ante Independiente del viernes a las 17.10, con arbitraje de Mauro Vigliano, último choque del año antes de un receso corto para el plantel y cuerpo técnico.

Pero el entrenador no sólo piensa en lo inmediato, donde buscará cerrar el año con un buen resultado ante el Rojo que le permita tener cierta tranquilidad. Kudelka ya trabaja en la pretemporada y en los nombres para reforzar el equipo. El descanso será breve, y será clave tener una buena puesta a punto física y futbolística durante enero para encarar con confianza la definición del torneo.
 
Newell’s comenzará la pretemporada el jueves 2 de enero. No hay tiempo que perder. Casi sin brindar por el nuevo año, los futbolistas deberán presentarse en el Centro Deportivo Griffa en el primer día hábil del 2020.
 
¿Por qué tan temprano? La respuesta es simple, la Superliga se reanudará el viernes 24 de enero, y en este reinicio habrá fecha entresemana. Sí, la Lepra arranca con Arsenal de visitante, en la semana recibirá a San Lorenzo, y tres o cuatro días después jugará otra vez en el Coloso, frente a Estudiantes. En ocho o nueve días se jugarán tres de los siete partidos que restarán para el final de la Superliga. Y está claro que no se puede dar ventajas. Ni esperar que se adapten los refuerzos, ni probar alternativas tácticas. Todo eso deberá resolverse en la pretemporada que apenas tendrá tres semanas, y donde lo físico también será importante.
 
Obviamente Kudelka pretende que los refuerzos estén lo antes posible. Lo ideal sería en la primera semana de trabajo, por eso ya le alcanzó nombres o posiciones a cubrir a la dirigencia, para que inicien las gestiones. Tener a los refuerzos antes de los amistosos de pretemporada pasa a ser una obligación y la dirigencia lo sabe.
 
Por ahora, la pretemporada se hará en Rosario. Si bien Kudelka pretendía ir unos días a otro lugar (la Costa Atlántica era una posibilidad), teniendo en cuenta el corto tiempo de trabajo, más las comodidades que presenta el Centro Deportivo Griffa –con el hotel y todo lo necesario para una pretemporada–, casi con seguridad el plantel se quedará en la ciudad, lo que también significa un ahorro importante de dinero. Por ese motivo, el cuerpo técnico empezará a trabajar en los amistosos, con las dificultades que conlleva programar partidos con rivales de primera al quedarse en Rosario. La idea es jugar la mayoría de los cotejos de preparación en el Coloso o Bella Vista, y tratar de evitar tener que movilizar al plantel demasiado para la puesta a punto.
 
A la Superliga la restan siete fechas (a Newell’s una más) y esos partidos se disputarán entre el 24 de enero y el 1° de marzo. En un poco más de un mes se define el título, y quedará mucho más claro quiénes pelearán por el descenso y la clasificación a la Copas en una Copa de la Superliga que será dramática. Por eso no hay tiempo que perder, Kudelka lo sabe y por eso arrancará a trabajar bien temprano.
 
Fuente: elciudadanoweb.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí