Le da la espalda a la realidad

0
13
Newell’s no jugó un mal partido ante River. Por el contrario, la Lepra tuvo un muy buen primer tiempo, y pagó caro algunos errores ante un rival que no perdona. Pero la derrota ante el Millonario no es la que duele, incluso en la previa podía considerarse previsible. A la Lepra le cuesta aún asimilar haber perdido de local ante Gimnasia, y los reveses ante Talleres y Argentinos, aunque al ser en condición de visitante no eran partidos de fácil resolución.

Tres puntos de los últimos 15 disputados es muy poco. Kudelka lo admitió en conferencia de prensa, y se mostró preocupado por esa opaca producción numérica. Newell’s dilapidó cierta tranquilidad en la tabla de promedios, y volvió a ponerse en la cornisa, aunque el paupérrimo presente de Gimnasia, Patronato y Aldosivi le dan por ahora respiro.
 
¿Qué le pasó a la Lepra para perder tanta eficacia? ¿Cómo hizo Kudelka para dejar de ser un entrenador admirado a uno criticado? Las respuestas no son terminantes, aunque hay situaciones que están a la vista y permiten dar ciertas pistas sobre este cambio del equipo.
 
Hay una primera realidad que está a la vista: Newell’s sufrió horrores la lesión de Jerónimo Cacciabue. Los números avalan esta idea. Con el pibe de Montes de Oca en cancha la Lepra obtuvo 14 puntos sobre 24 (eficacia del 58%). Sin el Aviador: 7 de 21, apenas un 33 por ciento.
 
Y está claro que Kudelka no le encontró la vuelta a ese lugar por derecha. Probó con Aníbal Moreno, Lucas Villarruel, Braian Rivero, Julián Fernández y con River ubicó en ese lugar a Mauro Formica. Nada le dio resultado. Y todavía le quedan dos partidos donde deberá seguir probando.
 
Otro aspecto que se destaca negativamente son los cambios constantes que realiza Kudelka de un partido a otro. “Si cambio cuando gano, cómo no voy a hacerlo cuando hay un resultado adverso”, confió en su momento del DT leproso. Pero esos cambios constantes no parecen tener efecto. Por el contrario, da la sensación que generaron mayor inestabilidad en los futbolistas que entraron y salieron del equipo.
 
La movida más notoria fue la que inició en el cotejo ante Banfield, tras una muy buena presentación ante Boca. Kudelka le dio titularidad a Rodrigo Salinas como nueve y pasó a Albertengo a la derecha. Y no resultó. Y desde allí, Salinas apenas tuvo un partido correcto ante Patronato, y Albertengo perdió confiabilidad.
 
Frente a River el DT le devolvió a Albertengo la posición de centroatacante, con Luis Leal como extremo derecho. Pero el ex Rafaela parece haber perdido nivel.
 
En los últimos siete partidos, Kudelka apenas repitió equipo una vez, tras derrotar a Patronato, mantuvo los once frente a Gimnasia. Pero el golpazo ante el Lobo lo llevó a hacer cuatro cambios para visitar a Talleres, y tampoco resultó.
 
También extraña, que un jugador pase de titular a no estar en el banco. Ya sucedió con Aníbal Moreno, y ante el Millonario sucedió con Rivero. Y Alexis Rodríguez también entra en esa movida. De titular al banco, incluso a quedar afuera de alguna convocatoria entre los 18. Y luego titular nuevamente ante Argentinos.
 
Es cierto que hubo algunas lesiones, como la de Formica, Cacciabue o Insaurralde, y alguna eventual suspensión, como sucedió con Julián Fernández. Pero tantos cambios no parecen ser una señal positiva. Aunque en su gran mayoría tienen una semejanza, son por el sector derecho del equipo, donde el entrenador tiene más dudas.
 
“Es un momento difícil. Entramos en una etapa de impaciencia de todos y los resultados tal vez ayudan a eso. No puedo manejar a la gente y la entiendo”, confió Kudelka. Y es así, el hincha entró en zona de cuestionamientos, pero es el propio DT quien debe acomodar el equipo para revertir esta situación.
 
Fuente: elciudadanoweb.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here